El nivel de exigencia, adecuado.

El nivel de exigencia, adecuado.

He oído alguna vez a la gente vanagloriarse de que son personas muy exigentes, y no tengo del todo claro que eso sea algo positivo para mi. Sobre este tema va el post de hoy,  y me gustaría conocer vuestra opinión.

Este debate que me ronda hace tiempo, empieza por la propia definición de exigencia, donde he encontrado, entre todas las acepciones, algunas muy dispares.

  • Acción y efecto de exigir.
  • Pretensión caprichosa y desmedida.

Yo entiendo por el lado constructivo, ser exigente como el antónimo de caer en el conformismo. Como una herramienta propia que nos va a permitir crecer, y dar cada día un poco más para mejorar.

Tanto en mi juventud practicando un deporte colectivo, como ahora en el trabajo con equipos comerciales, me he dado cuenta que, junto con otros factores, la ambición, el gen competitivo, y el hábito de mejora continuo, son fundamentales para la consecución y la permanencia de los buenos resultados.

Hasta aquí, yo creo que todos podríamos estar de acuerdo.

Foto 28-4-16 19 50 58

El conflicto llega porque creo que ser exigente necesita obligatoriamente el concepto “adecuadamente”.

Este matiz me parece capital, en el sentido de que no podemos ser exigentes con todo el mundo por igual. Tenemos que analizar las habilidades y capacidades de cada uno, y el tiempo y la experiencia, de lo contrario ser demasiado exigente se convertirá en algo negativo.

Por ejemplo, en un nuevo proyecto personal; si te exiges demasiado desde el primer día, posiblemente fracasarás y te frustrarás, y ello te llevará a abandonar. Si te marcas metas  más pequeñas y las cumples, te sentirás bien contigo mismo, y ello te animará a seguir adelante.

Por otro lado, y como concepto primordial, está el objetivo.

Ser exigente por ser exigente, simplemente como adjetivo, no deja de ser un rasgo de mi personalidad, como el ser perfeccionista, ambos rasgos sino son bien utilizados por si solos no son determinantes.

Para ser exigente, debo de saber en qué y para qué, he de tener un objetivo, un fin, una motivación. Y este objetivo debe de ser propio y adecuado a mis capacidades.

Es interesante valorar el enfoque de la exigencia hacia los demás, ¿Que ocurre si soy demasiado exigente con los demás?. ¿Por qué debo serlo?, ¿Para qué?, ¿Que ocurre si no tenemos las mismas prioridades, ni los mismos objetivos, o capacidades?. ¿No puede ello perjudicar nuestra relación?Foto 28-4-16 19 51 03

Que ocurre si,  ¿soy demasiado exigente y todo me parece poco, nunca estoy conforme, no disfruto del proceso, y el no alcanzar el resultado esperado, me frustra?.

O, ¿si soy exigente como alimento de mi ego o mi codicia, o simplemente para cuadrar los números? “Quien para los números vive, por los números muere”.

El EGO, es otro tema muy interesante que me fascina y del que otro día escribiré mas al detalle. Fue David J.Schwartz quien dijo que todos los problemas tienen su origen en el ego.

El ego es confundir lo que uno es (esencia) con lo que tiene (dinero), con lo que hace (trabajo) o con como lo valoran (reconocimiento).

El ego está relacionado con vivir de acuerdo a las expectativas de los demás, al patrón social. Cuando uno se desentiende de la necesidad de aprobación externa, todo cambia para bien.

Además, hay otros aspectos muy importantes a tener en cuenta en torno al nivel de exigencia como el de la ÉTICA, hemos visto en ocasiones casos de personas que por codicia o su exarcerbado nivel de exigencia se han visto cometiendo errores de los que luego habrán de arrepentirse, como el ejemplo de los deportistas de alta competición que caen en el dopaje.

Por otro lado, me surge otra reflexión, si el objetivo final es ser feliz, siempre he escuchado que la felicidad está en saber valorar lo que uno tiene, y que la mayor fuente de placer está en las cosas sencillas de la vida, ¿no?.

Por todas estas cosas me entran muchas dudas sobre el concepto de exigencia.

Si quiero llevar el término exigente hacia un enfoque de “actitudes” prefiero la idea de perseverancia, OBJETIVO + PERSEVERANCIA.

De esta forma, siempre que alguien me dice que es muy exigente, yo quiero verlo como una persona con objetivos y metas claras, y con una actitud perseverante, que no es otra cosa más que comprometerse firmemente con nuestras metas.

El éxito es siempre una cuestión de perseverancia.

Espero vuestras opiniones sobre el tema. Siempre muy agradecido, os mando un saludo, mucho éxito.

Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar. Bertrand Russell, filósofo.

Quien tiene un porqué, soporta cualquier como.

Quien tiene un porqué, soporta cualquier como.

Fue Nietzsche quien dijo; “quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo“.

Estoy leyendo gracias a una recomendación un libro verdaderamente interesante, profundo e instructivo, que te obliga a mirar la vida con otra perspectiva; “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl.

Este relato nos cuenta en primera persona y de manera analítica las experiencias del psiquiatra Viktor Emil Frankl como prisionero en el campo de concentración de Auschwitz.

Después de compartir con el autor sus vivencias, y de transportarte mentalmente a los barracones de aquel Lager, es verdaderamente difícil regresar a nuestro mundo real y encontrar un motivo verdaderamente importante para quejarse.  Es un ejercicio que recomiendo a todo el mundo.

Pero la primera reflexión importante que he sacado, tiene que ver con el titulo de este postLa importancia de tener una guía, un motivo, un faro, una meta, un objetivo…un porqué.

…siempre que se presentaba la oportunidad, era preciso infundir un porqué– un objetivo- a su vida, con el fin de fortalecerlos para soportar el terrible cómo de su existencia. Pobre del que no percibiera ya ningún sentido en su vida, ninguna meta, ninguna intencionalidad y, por tanto, ninguna finalidad para seguir viviendo: ese estaba perdido…

Es muy peligroso comparar y no caer en demagogia al intentar trasladar este concepto a nuestro día a día actual o al mundo laboral. Desde luego no es mi intención. Pero casi sin querer uno lo hace.

Tardé bastante tiempo en darme cuenta de la importancia de los objetivos, incluso llegué a pensar que la vida era más fácil sin ellos. Ahora me doy cuenta que tengo objetivos para casi todo.

Otra cosa es la gestión de los objetivos, es delgada la linea por la que estos, pasan a ser algo que nos oprime,  que nos angustia, o que nos frustra sino los alcanzamos, o cuando nos comparamos o no cubrimos nuestras expectativas o las de otros. También es complicada la gestión de los objetivos cuando vienen impuestos por un tercero.

Está claro que hay muchos factores que influyen y nos pueden llevar a un entorno poco favorable, pero sin duda los objetivos en su ser, son lo que aportan el sentido a nuestras acciones y a nuestra vida.

No importa lo que esperemos de la vida, sino lo que la vida espera de nosotros.

Es recomendable en cualquier índole de la vida reflexionar y encontrar un objetivo como guía, donde encontrar un motivo para llevar a cabo nuestros esfuerzos y sobreponerse a los momentos menos buenos .

Captura de pantalla 2016-02-23 17.48.17

Os dejo esta ilustración relacionada con los objetivos que utilice en su momento para una presentación por si sirve de ayuda.

Os recomiendo la lectura del libro al principio citado “El hombre en busca de sentido”, es realmente bueno. Y os invito a dejar vuestras aportaciones a esta humilde reflexión. 

Espero que os haya gustado. Siempre muy agradecido de que me leáis. Os mando un fuerte abrazo.

Mucho éxito!!!.