El salario emocional.

El salario emocional.

Hoy me gustaría reflexionar sobre la importancia del llamado “salario emocional“. Para mi el elemento diferencial entre cumplir, o comprometerse, el pasar de hacer una labor a cambio de dinero, a implicarse al 100% en la tarea o trabajo por encima del salario.

Desde el punto de vista del trabajador, un factor determinante es poder realizar un trabajo que le guste. Y por supuesto mantener una buena predisposición y la actitud correcta.

Pero es la empresa, sus dirigentes y lideres los encargados de potenciar este llamado “salario emocional”, porque tenerlo o no tenerlo marcar la diferencia;

  • MAYOR MOTIVACIÓN = MAYOR RENDIMIENTO.
  • COMPROMISO.
  • SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO.
  • SENTIMIENTO DE PROYECTO PROPIO.

Como conseguirlo puede resultar más complicado, puesto que no todo el mundo valorará sus beneficios o no se dispone de las personas con las habilidades o capacidades para generarlo.

Me gustaría destacar alguno de los aspectos que bajo mi punto de vista ayudan a generar este salario afectivo:

  1. Involucrar y hacer participe a las personas del proyecto. Es muy importante que todo el mundo se sienta importante y parte del proyecto común.

    “Dime y olvidaré, muéstrame y podría recordar, involúcrame y entenderé”. Proverbio chino.

  2. Disponer a las personas en las funciones para las que tiene mejores capacidades. No todo el mundo tiene las mismas habilidades, y desde luego no puedo medir a todo el mundo por igual.Foto 5-6-16 17 35 05
  3. Es necesario que exista una buena comunicación. Evitar “ruidos” y rumores, incentivar opiniones, y mostrarse accesible además de ser transparente para ganarse la confianza de los demás.
  4. Objetivos y metas claras. Es importante que las instrucciones, las normas, metas, jerarquías sean claras y conocidas y no generen desconcierto y confusión.
  5. Valores definidos y buscar el beneficio común por encima del particular, evitar “amiguísimos” y tratamientos que se puedan interpretar “injustos”.
  6. Reconocimiento, reconocer las cosas bien hechas es importantísimo , a todos sin distinción, nos gusta ser reconocidos en las labores bien hechas. Un “buen trabajo” o un “golpecito en la espalda” pueden ser el mas fácil y mayor estimulo. Permite a las personas sentirse realizadas, útiles, reforzadas y con un mayor estimulo para continuar.

    “Sea caluroso en su aprobación y generoso en sus elogios” Dale Carniege

  7. Potenciar el desarrollo de las personas. Permite a los trabajadores sentirse más realizados, con mayor motivación, y evitando el estancamiento o las “rutinas”.
  8. Evitar penalizar el error de manera desproporcionada o en el contexto inapropiado. Es importante trabajar la asertividad. Carniege decía; “Permita siempre que la otra persona salve su propio prestigio“, evite herir el orgullo de su interlocutor, una persona desairada recordará siempre el desaire. Otro concepto importante que siempre ayuda es ser empático.

    “Si vas a juzgar mi camino, te presto antes mis zapatos”. Proverbio hindú

Este tema como otros muchos es complejo y caben muchas valoraciones distintas, con seguridad habrá aspectos con los que estaréis en desacuerdo y otros que seguro echareis en falta, por eso os invito a dejar vuestras aportaciones y opiniones.

Termino con las nueve reglas que nos dejó Carniege en su fantástico libro “Como ganar amigos e influir en las personas”. Por supuesto muy recomendable.Foto 5-6-16 18 03 10

Soy el primero que me tengo que aplicar el cuento pero ya sabéis…

“Es mucho más difícil juzgarse a si mismo que a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio”. El principito

Gracias, y mucho éxito.

 

 

Eloísa, la actitud siempre hace la diferencia.

Eloísa, la actitud siempre hace la diferencia.

 Eloísa, es otro ejemplo claro de que la actitud siempre hace la diferencia.

Esta veterana joven me ha fascinado.  Es de esas personas con las que rápidamente sincronizas, (creo que las personas vamos sintonizados en frecuencias, por eso hay gente con la que armonizas rápido y otras con las que no te entiendes). Con Eloísa rápidamente sincronice, aunque no tiene ningún mérito porque como comentaba es una persona fascinante.

Como os comentaba es una veterana joven, supera con creces los 40 y tantos, pero irradia juventud en todo lo demás, contagia energía e ilusión por lo que hace, un ejemplo de actitud positiva, y no lo ha tenido nada fácil.

Nos conocimos en un evento de convivencia organizado por la empresa en la que trabajamos, estuvimos un buen rato charlando y me contó su historia;

Trabajaba para un ayuntamiento, y una enfermedad importante la mantuvo de baja mucho tiempo. Cuando se recuperó y quiso volver al mercado laboral, la cosa no estaba fácil para un veterano joven.

Encontró una oferta para trabajar vendiendo seguros. (Vender seguros, esa profesión poco valorada y con mala fama, pero que tanto enseña y aporta al que la práctica), sin experiencia previa, sin miedos y con la ilusión y la actitud como herramientas se lanza sin red de su zona de confort a la temida zona desconocida.  Pero esto no es todo, por si fuera poco tiene que hacerlo en pleno proceso de separación y desplazada a 40km de su casa, ahí es nada.

Oírla hablar de lo agradecida que está al trabajo, de todo lo que le aporta, de su equipo, de los objetivos y sueños que tiene, sin quejas, ni excusas…, otra vez demostrando que querer es poder.

Posteriormente, y gracias a su persistencia para que vaya un día a ayudarla a ella y su equipo para el enfoque de las soluciones de ahorro e inversión, la visito en su zona de influencia y me doy cuenta de que cada uno recoge lo que siembra, un equipo unido, un ambiente de trabajo agradable, y una gente implicada que sigue a su líder casi sin saberlo.

Que fácil y que difícil a la vez, liderar desde el ejemplo, desde la humildad, desde ese amor por su oficio que contagia.

Que distinto a otras actitudes, incluso a la que tomamos todos en algún momento.

Le doy las gracias a Eloísa por su ejemplo, me agradeció mil veces mi visita, sin darse cuenta que soy yo quien tiene que estar agradecido por su involuntario ejemplo de actitud.

Su ejemplo me ayudará a no perder la guía, y por eso quiero compartirlo con vosotros, por si os sirve de ayuda.

 La actitud siempre hace la diferencia, y no hace falta acudir a los grandes líderes mediáticos para darse cuenta.

Mira a tu alrededor, los ejemplos están más cerca de lo que parece.